Seguro de vida: datos de salud omitidos en el cuestionario de salud y sus efectos

Seguro de vida: datos de salud omitidos en el cuestionario de salud y sus efectos
4.8 (95%)

Omitir datos e información en el cuestionario de salud puede tener consecuencias negativas. De entrada, hay que explicar que el cuestionario de salud es parte de la documentación que se adjunta al seguro médico.

Este cuestionario valora, en términos de salud, el estado actual de la persona que suscribe la póliza del seguro. El cuestionario de salud es fundamental, ya que es el documento que permite a la compañía de seguros valorar el riesgo al suscribir la póliza.

El cuestionario de salud del seguro recoge información sobre su estado de salud. Cuestiones básicas como si tiene algún tipo de alergia, si padece alguna enfermedad crónica, si consume bebidas alcohólicas o si es fumador. Cuestiones con las que la compañía de seguros puede hacer un perfil preciso del tomador de la póliza.

Omitir datos de salud es una pérdida de tiempo y de dinero para el asegurado, ya que si la compañía de seguros descubre que la información ha sido omitida a propósito puede considerarlo un fraude y anular la póliza.

La Ley de Contrato de Seguro, Ley 50/1980, no deja lugar a dudas sobre esta cuestión. Así, en su artículo 10 estipula que “el tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo. Quedará exonerado de tal deber si el asegurador no le somete a cuestionario o cuando, aún sometiéndole, se trate de circunstancias que puedan influir en la valoración del riesgo y que no estén comprendidas en él”. El asegurador, añade la ley, “podrá rescindir el contrato mediante declaración dirigida al tomador del seguro en el plazo de un mes, a contar desde el conocimiento de la reserva o inexactitud del tomador del seguro”.

 

La ley no deja lugar a dudas de que si aportamos datos incorrectos o inexactos a la hora de suscribir una póliza de seguros tendremos mucho que perder. Tanto si la omisión es involuntaria como voluntaria, la compañía de seguros puede utilizarlo como argumento para, en caso de siniestro, negarse a cubrir los daños ocasionados. Precisamente, cuando una persona se decide a suscribir un seguro es para sentirse más seguro y protegido en aquellas situaciones más complicadas.

Además, la omisión de datos en el cuestionario de salud puede hacer que nos cueste dinero. La compañía de seguros puede reclamar la restitución de las primas o retener todo el dinero aportado. En caso de siniestro, la indemnización puede verse reducida de manera drástica.

Si vamos a firmar un seguro de vida, ante cualquier duda, debemos consultar y asesorarnos por un profesional experto en la materia. No siempre los datos se omiten de forma voluntaria, y en algunos casos, la omisión se debe a que no lo considerábamos importante o simplemente no sabíamos que debíamos incluirlo. En cuestiones de seguros, lo mejor es dejar todo bien atado y sin fisuras para evitar contratiempos.

Deja un comentario